Elegir el tipo de metal del anillo

El metal que vas a elegir para tus anillos es tan importante como todos los detalles que quieras plasmar en él, pues es la base, el pilar sobre el cual se construye la prenda.

Puedes elegir entre los metales clásicos como el oro, la plata o el platino o, decidirte por una opción diferente y original.

Ya no es necesario que los anillos de boda sean iguales uno del otro, así que será más sencillo para los dos, que cada cual pueda imprimir su estilo en él.

 

Resumen General

Oro y plata ya no son los únicos metales que puedes utilizar para tus anillos de boda o de compromiso, hay una gran variedad de metales, a los cuales, seguramente, no consideras como opción.

A veces nos enfocamos tanto en cumplir el presupuesto que no nos preocupamos por otras cosas, como la calidad, la durabilidad o cómo se ajusta a nuestro estilo de vida

Hoy te voy a contar del metal perfecto que debes elegir para tu anillo.

Te invito a que consultes esta guía para poder informarte y encontrar lo mejor para tu búsqueda.

 

¿Qué debes considerar al escoger el anillo perfecto?

Hay cuatro puntos de atención importantes que tienes que considerar al escoger un anillo perfecto para esa persona especial: la banda, el engaste, la piedra y tu esencia.

 

La Banda del Anillo: Las bandas de los anillos de compromiso más populares se hacen de un metal sólido con un solitario o con piedras preciosas más pequeñas incrustadas en ella.

Si me permites un consejo, te sugiero oro de 18qt (blanco, amarillo o rosado), o platino.

 

El engaste: es la parte del anillo que mantiene a la piedra en su posición. El más utilizado es el de garras, ideal para los anillos de compromiso solitarios.

 

 

La Piedra Preciosa: Te aconsejo que selecciones solamente las piedras con un brillo máximo que no tengan un costo adicional por su prestigio o rareza.

 

Resultado de imagen para diferentes estilos de anillos juntosEl gusto personal: Sin dudas, el componente más importante.

Con la selección del anillo de compromiso perfecto, también hay que considerar el gusto de la persona que tiene que portar la joya.

Una mujer clásica preferirá probablemente un anillo de compromiso simple y elegante, en cambio, una mujer moderna, preferirá un anillo más contemporáneo e informal.

Ten siempre presente que será una joya que convivirá todo el tiempo en la mano de su portador.

Deberá tener una impronta personal muy fuerte, al punto de convertirse en una extensión misma de su vida.

Aquí te muestro una lista de metales con sus respectivas características para que puedas realizar una buena evaluación de lo que realmente va acorde a tu estilo y presupuesto.

 

 

Oro

Resultado de imagen para anillos de oro con inscripcion de kilates

El oro es el material por excelencia para los anillos de boda, tiene una tonalidad natural amarilla, que lo hace portador de una sensación de calidez y de romanticismo inigualable.

Su calidad no depende de su color, sino de sus kilates (24, 18 o 14 kilates).

Mientras más quilates tenga, más puro será el objeto.

El brillo del oro tampoco tiene que ver tanto con su kilataje, sino  con su origen y su metal de aleación.

El oro de 24 qt, es prácticamente oro puro, y es muy difícil de encontrar.

Tener un anillo de más kilates implica un anillo de oro más puro, pero eso no quiere decir que sea más duradero.

El oro es un material blando, y por lo tanto, mientras más puro sea es más probable que tu anillo se deforme con el uso diario e incluso pueda llegar a romperse

Las joyas de oro, del color que sea, deben tener grabados sus quilates como lo exige la ley en la mayoría de los países.

Si no encuentras la inscripción, exige una prueba de autenticidad ya que se puede tratar de algún tipo de estafa.

 

Oro de 14kt & Oro de 18kt

El oro en su forma pura, es un metal muy suave.

Mide tan solo 2.5 en la escala de dureza Mohs, colocándolo en el mismo rango que el aluminio, y, como tal, es demasiado maleable y frágil para usar en joyería sin otro metal como níquel mezclado para que sea más fuerte.

El kilate, es la unidad de medida que indica cuánto se ve afectada la pureza del oro por la adición de estos otros metales.

El oro puro tiene una medida de kilates de 24 kt, igual al 100% de pureza. Usando estos números como base, podemos deducir que el oro de 18 kt contiene alrededor del 75% de oro puro y el 25% de otros metales, y que el oro de 14kt contiene 58-59% de oro puro y un poco más del 40% de otros metales.

Ambos grados de pureza son atractivos y cada uno tiene sus propios méritos: el oro de 18 kilates es más puro y valioso, y la mayor densidad de este metal lo convierte en una buena opción para quienes prefieren las joyas con un peso tangible.

Por el contrario, el oro con grado de pureza de 14 kt es más fuerte, más asequible y más ligero, por lo que es la mejor opción para piezas con piedras y elementos de diseño delicados.

 

Anillos de oro amarillo

El oro en su forma amarilla natural ha sido parte de la cultura humana desde la prehistoria, con los primeros artefactos de oro conocidos que datan del 4to milenio antes de Cristo.

Teniendo esto en cuenta, no sorprende en absoluto que el oro amarillo haya sido la opción tradicional para los anillos de compromiso y otras joyas finas durante siglos.

Mientras que, en los últimos 80 años, el oro blanco ha aumentado su popularidad desafiando al amarillo, el reciente aumento en la popularidad de los diamantes lo ha vuelto a poner en el primer puesto.

El cálido tono dorado de los metales, combina a la perfección con estas magníficas piedras del color del sol, así como los diamantes blancos tradicionales.

En la foto, Tiffany nos muestra una de sus mejores versiones.

 

Anillos de oro blanco

Esta variante del oro amarillo, incorpora a otros metales para abrillantarse y blanquearse durante el proceso de aleación.

Estos metales, a la vez de modificar su color, hacen que el oro sea más duro y más fuerte.

El resultado es un metal de color amarillo muy pálido, que luego es cubierto con una banda de rodio.

El rodio es blanco brillante y bastante duradero, lo que permite que las joyas de oro blanco mantengan su brillo durante muchos años.

El oro blanco alcanzó popularidad en la década del 20, mucho más tarde que el oro amarillo.

Sus tonos fríos se combinan maravillosamente con los diamantes blancos clásicos, y se usa a menudo para formar las puntas que aseguran los diamantes en las joyas de oro amarillo.

 

Anillos de oro rosa

El tono cálido y amelocotonado del oro rosa lo ha convertido en el favorito entre las mujeres con gustos exquisitos y como pareja estratégica de diferentes diamantes de colores extravagantes y piedras preciosas.

De manera similar al oro blanco, se pueden producir muchos colores de oro de calidad de joyería con la adición de metales específicos y diferentes procesos de chapado.

Algunas de estas variantes reducen la calidad o el valor, por ejemplo, la mayoría del oro verde es de 10kt, pero el oro rosa mantiene una calidad y pureza comparable al oro amarillo o blanco, con el beneficio adicional de una apariencia exótica y sorprendente.

Para crear oro rosa, en lugar de níquel y otros metales blancos, se incorpora cobre a la aleación, mineral que infunde al oro, un color intenso y un brillo muy elegante,  al  mismo tiempo que lo refuerza para un uso ideal de joyería.

 

 

Plata

Resultado de imagen para tipos de ley de plata

La calidad de la plata se puede conocer a través de su ley (pureza).

La plata 1000 es la plata pura, y rara vez se utiliza en joyería por ser en extremo blanda.

Al igual que el oro, la plata se mezcla con otros metales, y mientras menor sea su ley, más porcentaje de otros metales contendrá, pero al mismo tiempo será más firme, para evitar que se deforme y quiebre.

La mínima ley recomendable para joyas de este material es la plata de 925.

Como en el oro, la plata también debe indicar su ley con un pequeño grabado que indique el número.

Si no lo indica, lo más razonable es dudar de su autenticidad.

Este metal se ennegrece con su uso. Es algo que debes considerar a la hora de realizar una inversión. Es un proceso de oxidación natural que sufre la plata en presencia, principalmente, del azufre, y por lo tanto, qué tan negra se ponga, dependerá de cuánto azufre haya en el ambiente.

Puede que, al comprar un anillo de plata, el joyero comente que es plata rodinada y que con esto se evitarán los problemas de ennegrecimiento. No es verdad. La plata rodinada tiene una capa de rodio que enlentece el proceso de oxidación, pero es una capa que eventualmente se desgasta y desaparece.

 

Platino

 

El platino es un metal muy popular, pues tiene una durabilidad extraordinaria, es brillante y atractivo, además de duradero.

No se empaña ni se oxida.

Su color es blanco grisáceo.

Más escaso que la plata y el oro, condición que lo hace más costoso en el mercado.

Tiene un sistema de definición de calidad equivalente al de la plata, siendo un platino 1000 el más puro.

Para distinguirlo de la plata encontrarás las letras Pt o Plat al lado del número, mientras que un anillo de plata puede tener una S de Silver.

Otra forma de distinguir la plata del platino es que este último es mucho más pesado.

Además podrás observar que el platino no se raya, como sí sucede con la plata.

Por último, puedes identificarlos también, sometiéndolos al fuego, verás que la plata cambiará de color (se pondrá roja y después negra), mientras que el platino permanecerá intacto.  

 

Aquí te ofresco un cuadro comparativo de los 3 metales más importantes a la hora de considerar la compra de un anillo de bodas o de compromiso

Metal ORO 18kt Oro 24kt Platino
Características Metal clásico con alta pureza de oro:  75% oro puro y 25% aleaciones puras Metal sólido popular en las joyas finas: 58% oro puro y 42% aleaciones puras. Resistente, sólido y dura toda la vida Compuesto de 95% platino 5% otras aleaciones puras
Precio Menos costoso que el platino, pero muy valioso Menos costoso que el de 18 kt pero muy valioso Metal precioso costoso y poco frecuente
Rendimiento – Metal suave y maleable.

– Fácil de pulir y reparar.

– Resistente al óxido y a las manchas.

– Con gran intensidad de color.

– Posee un legado característico.

– Conocido por su resistencia.

– Se desgasta menos por su dureza.

Fácil de pulir y reparar.

– Resistente al óxido y a las manchas.

– Color menos intenso que el del oro amarillo de 18 kt.

– Resistente a los daños

– No se desgasta.

– Cuenta con un acabado satinado

– Hipoalergénico

– Posee el nivel más alto de claridad.

¿Qué ocurre con los otros metales?

Existen metales como el cobalto , acero inoxidable, titanio, tungsteno o paladio, entre otros, pero son los menos importantes.

Estos suelen tener diseños con apariencia más moderna y su rango de colores varían entre negro, gris o plateado, algunos con acabados satinados.

Todos tienen la desventaja de materiales aún poco trabajados por los joyeros, y casi no usados en la alta joyería.

El cobalto tiene un color natural blanco azulado, pero existe el que es solamente de color blanco, un metal fino bastante usado últimamente para la joyería nupcial.

El acero inoxidable se está convirtiendo en un metal muy de moda para los anillos de boda por su resistencia, durabilidad y precio. Puede ser brillante o mate y, a pesar de ser un metal grueso, luce muy bien.

El titanio lleva la modernidad a tus manos, es ultraligero, por lo que es recomendado para personas que no estén acostumbradas a llevar joyería.

Una nueva tendencia en alza es utilizar el tungsteno en los anillos. Es extremadamente resistente, económico, y duradero, aunque  por su rigidez puede llegar a romperse

 

¿Qué es el contraste?

Un contraste o sello de contraste es una marca que se graba en los objetos realizados con metales preciosos como garantía de su pureza.

La normativa difiere según los países y las distintas tradiciones pero generalmente consiste en una marca indicando la pureza o calidad del metal.

Sirve para proteger al comprador contra el fraude y al comerciante contra la competencia desleal.

Por esta razón, todas las piezas que se venden como oro, plata o platino van provistas de una marca o sello que confirma que cumplen con las normas legales.

 

Curiosidades que marcan elegancia

Resultado de imagen para manos finas con anillos

Haz pensado alguna vez en combinar tu tono de piel con la joya correcta.

Sigue atentamente estos consejos de mujer a mujer, que te distinguirán de una entre todas.

Mira tu piel, puedes combinarla con la gema correcta y los colores metálicos de joyas perfectos. No es tan difícil lucir diferente!:

El tono de piel frío: (Tendrás un tono de piel frío si tus venas son azules, tu cabello rubio, marrón oscuro o negro, y tus ojos azules o marrones claros). Este tono de piel se ve excelente con los metales blancos como el oro y la plata.

El tono de piel cálido: (Tendrás este tono si tus venas son más verdes, tu cabello rojo o rubio claro, tus ojos azules, verdes o avellanos brillantes, como así también, si te bronceas fácilmente).  Este tono combina muy bien con los metales amarillos. como el oro amarillo y el cobre.

El tono de piel neutro: (Será este tu tono si tu piel no tiene una señal obvia de color café o color oliva y no se enrojece con facilidad). Este tono de piel suele entrar en la categoría del tono de piel frío, respecto de las combinaciones de metales.

Los diamantes, la gema por excelencia, se ven bien con cualquier tono de piel y cualquier metal.

 

¿Cómo evitar la pérdida de brillo en las joyas?

Dado que una inversión en Joyería es algo importante, aquí te ofrezco una serie de consejos para que evites la pérdida del brillo en los anillos de tu elección:

  • Mantén las joyas lejos del agua, puede provocar que se oxiden.
  • Trata de aplicar una capa ligera de esmalte transparente a los anillos, los preservará del desgaste cotidiano y no se notará en absoluto.
  • Siempre compra unas joyas dentro de tu presupuesto. Una persona promedio nunca sabrá si tus joyas son genuinas o falsas (a menos que estén oxidadas).
  • Sin importar lo que hagas, utiliza unas joyas que te gusten y con las que te sientas segura.
  • Úsalas con confianza. Eres tú la protagonista que hace lucir a la joya, y no al revés.

 

Recomendaciones generales

Tradicionalmente un diamante que ha de ser lucido durante toda la vida suele montarse en oro o platino, ambos metales preciosos y duraderos.

Aunque indiscutiblemente es el gusto el que dicta cuál color usar.

Oro amarillo u oro blanco para quien quiere un anillo tradicional.

Oro rosa o alguna combinación de colores para el gusto contemporáneo y atrevido.

O bien, para quien gusta de lo clásico, el elegante platino, el más valioso de los metales.

Tanto el oro, ya sea blanco, amarillo o rosa, son metales preciosos que requieren de una aleación con otros metales para poder ser usados en joyería, si no, serían demasiado blandos y maleables.

Ahora sí! Ya estás en condiciones de decidir cúal es el metal que lucirá tu anillo de bodas o compromiso.

 

Conclusión

Adorna tu mano con el complemento perfecto.

Obsequiar un anillo no es cosa menor. Su significado es mucho más amplio que el anillo en sí.

¿Alguna vez pensaste en todo lo que das cuando das un anillo de compromiso?

No es momento de escatimar en presupuestos. Tampoco tienes que derrochar más de la cuenta.

Elige joyas  fabricadas con materiales duraderos, más concretamente con oro o platino, los que mantendrán su esplendor durante muchos años.

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *