¿Como escoger las alianzas de boda?

El momento perfecto. Y un juego de alianzas dándole marco a este espacio único.
La costumbre de acompañar la propuesta de matrimonio con alianzas de boda ha existido desde la antigüedad.

Desde tiempos inmemoriales, estos anillos con o sin diamantes, han sido símbolo del amor eterno.

Ya sea, que haya sido elegido como una sorpresa romántica para la persona amada o lo hayan elegido juntos, su entrega traerá un brillo especial a los ojos de toda mujer, dado que representa un futuro junto con la persona más próxima al corazón.

Atemporal, chic, sofisticada, eterna… Las alianzas son el sello, el punto final definitivo en vísperas de un gran día… y el comienzo de una vida juntos.

Por esta razón, es imprescindible prestar especial atención a la hora de elegir un modelo que dure para siempre, y, a la vez, se ajuste a las últimas tendencias en joyería.

¿Quieres saber por dónde empezar?

Comienza por leer esta página. Seguramente estos consejos te serán muy útiles:

 

1. Determinar el presupuesto

El presupuesto es siempre el punto de partida en todas las decisiones de la boda.

En este caso, este estará íntimamente ligado con el material escogido, principal circunstancia que aumenta o disminuye el precio de una alianza debido a su pureza.

Al incluir materiales más o menos valiosos, el presupuesto varía, pero también cambia con la actuación de los minerales utilizados que podrían decorar el conjunto de la alianza, como los diamantes o piedras preciosas.

Sin embargo, también hay que tener en cuenta el diseño del anillo, pues existen diferentes formas, acabados y estilos con diferentes valores.

En este sentido, los joyeros más innovadores se han especializado en crear diseños únicos en los que se mezclan materiales, texturas y estilos, una labor que también puede modificar el precio.

 

2. Decidir el material

Como hemos dicho, el material es la base de toda alianza y alrededor de él se construye el producto completo.

El más común es el oro, ya sea amarillo, blanco o rosa, y normalmente de 14, 18 o 24 quilates, dependiendo del presupuesto.

Sin embargo, es conveniente saber que la pureza del oro no siempre es una ventaja.

De hecho, cuanto más quilates tenga la pieza, más dúctil resultará y, como consecuencia, más posibilidades tendrá de sufrir rayaduras y deformaciones.

Para aquellos que no sean amantes del oro o que deseen optar por otro material, la plata, el platino y el titanio son opciones cada vez más usadas y con muy buenas prestaciones.

Todos ellos tienen diferente peso y resistencia, siendo el platino el más duradero, aunque también el más pesado.

Cada pareja seleccionará, qué valor le asigna a un anillo que tendrá que llevar por el resto de su vida.

 

3. Definir la medida.

La medida del anillo es importante porque debe ajustarse perfectamente al dedo, sin que la pieza quede demasiado apretada y, además de molestar, quede mal desde el punto de vista estético; ni que quede demasiado suelta y termine perdiéndose.

Por ello, para saber si es de la talla correcta, la alianza debe girar en los dedos fácilmente.

Sin embargo, hay un truco que te ayudará a acertar con la medida para evitar cambios inesperados:

Elige bien el día. La medida de los dedos varía en tamaño dependiendo de la estación, la temperatura, o, incluso, del día. Si puedes elegir, procura que el día de la prueba no sea ni demasiado frío ni demasiado caluroso, y evita llevar peso en las manos las horas previas a la cita con el joyero.

Recuerda también que, debido al estrés y los nervios, no es difícil que los días previos a la boda pierdas algunos kilos. Así que, si la alianza te queda grande en el gran día, es muy probable que esa sea la medida adecuada cuando todo vuelva a la normalidad.

 

4. Definir el estilo

El estilo es clave a la hora de determinar el diseño del anillo.

Como ya hemos dicho, la alianza es un elemento de unión, en ella, debes sentirte representado como persona independiente y como pareja, por lo que es importantísimo que te ajustes a tu gusto.

Busca diseños en revista, por Internet, en base al gusto de los dos, recuerda que tu pareja debe sentirse tan cómodo como tu con el uso del anillo que elijan.

En primer lugar, conviene decidir la forma, hoy en día existen alianzas redondas y cuadradas, así como con superficie plana o de media caña (redondeada).

Por otro lado el acabado tiene varias posibilidades: pulido, satinado, efecto hielo, mate-arena, cepillo, texturizado, martillado, florentino, punteado o esmaltado. En la joyería te enseñarán en qué consiste y cómo luce cada uno de ellos.

Ten en cuenta que los anillos de matrimonio combinen con el anillo de compromiso, no necesariamente los anillos o alianzas deben ser iguales, el del hombre puede ser mas sencillo y el de la mujer mas delicado y con diamantes. Pero no es recomendable que tengas dos piedras grandes en  un mismo dedo.

Si te decides por una alianza con piedras preciosas incrustadas, es importante que conozcas de antemano los diferentes tipos de montura que puedes encontrar en el mercado. Aunque no lo creas, éstas también forman parte importante de tu elección, ya que hacen a la estética visual de la pieza.

Un punto a tener en cuenta es la forma de la mano: Un anillo pequeño en una mano grande, se visualiza como perdido. Mientras que un anillo muy grande, con piedras llamativas, en una mano pequeña, causa un efecto demasiado recargado.

También es importante recordar que, a pesar de lo que dictan las tradiciones, las alianzas de boda no tienen por qué ser iguales entre sí.

Algunas parejas diferencian sus anillos con un toque especial para identificar su género, como los brillantes y otras incrustaciones en los anillos de la mujer.

Sin embargo, en los tiempos que corren, los novios se esfuerzan cada vez más por mantener su personalidad intacta y mostrarla en todos los órdenes de la vida, también en los anillos de bodas, por lo que muchas parejas optan por diseñar cada uno su propio anillo.

 

5. El mensaje o grabado

Algunos joyeros especializados en bodas han abierto la posibilidad de personalizar alianzas para los novios, con el estilo determinado por ellos y toda clase de extravagancias.

Aunque está muy bien fiarse de los profesionales, nunca está de más añadir el sello propio para mostrarse único y original.

Antes de tomar la decisión de encargar la alianza, es conveniente que averigües si la joyería soñada permite la personalización del mensaje del anillo.

Aunque lo más común es incluir solamente el nombre de ambos miembros de la pareja y la fecha de la boda, muchos novios optan por escribir sus apodos o nombres cariñosos, incluir una frase especial de ambos, elegir un dibujo o hacer muestra de creatividad y sorprender con un mensaje insólito.

El grabado, es totalmente personal, por lo que cabe cualquier tipo de atrevimiento.

 

Conclusión

Todos sabemos que a las mujeres nos encanta ese momento en el
que el novio se pone de rodillas y abriendo una cajita encantada pronuncia esa frase mágica que todas queremos oír: ¿quieres casarte conmigo?”.

En la actualidad, los joyeros han reinventado el diseño de las alianzas y, tras una amplia exploración, han sacado al mercado piezas con diseños increíbles.

Estos anillos cuentan con relieves especiales, incrustaciones únicas, estéticas minimalistas, cenefas, mezclas de materiales, juegos de brillos… Puro arte en vuestros dedos para toda la vida.

Más allá de la ilusión y la sorpresa, lo que realmente importa es el momento, a quién se lo pides y, por supuesto, el nuevo camino que van a emprender juntos, porque tienes razones suficientes para casarte con él.

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *