Engarces

 

¿Estás pensando en ese anillo símbolo de paciencia, fe, confianza, perseverancia, consistencia y mucho amor?

Sé que quieres que se vea perfecto en todo sentido. Y así será.

Solo te falta un detalle, resolver el engaste o engarce de la piedra que has elegido.

Para apreciar bien un anillo de boda o de compromiso , debes poner mucha atención a cómo está construido, sus materiales, y la calidad de su acabado o terminación.

Aquí te comparto una pequeña guía práctica que seguramente te ayudará en tu desición.  

 

El engastado… ¿Arte u oficio?

El engastado o engarzado es el arte de fijar las piedras preciosas en el metal de las joyas buscando que muestren su máxima belleza.

Un buen engaste implica conocer la piedra, el metal y tener la suficiente destreza para garantizar la perpetuidad de la obra.

Cuando adornamos una pieza de joyería con piedras preciosas buscamos la armonía final de la joya, misión para la cual está preparado el engastador.

En una primera fase, el joyero artesano fabrica la joya sobre la base de un diseño, preparándola para los distintos tipos de engastado.

En una segunda, es el engastador quien acomete su trabajo fijando las gemas por medio de la manipulación del metal que las rodea.

Guiándote por nuestro asesoramiento, tendrás como resultado final, una joya que destacará al máximo sus piedras y la apariencia del diseño en el metal precioso.

 

¿Cómo debe ser un engastado para que tu anillo luzca perfecto?

El engastado debe proveer comodidad y seguridad al portador de la joya.

El metal que sostiene la piedra debe de ser uniforme y con una terminación lisa, sin filos o aristas que puedan dañar la piel o la ropa.

Observa siempre que la piedra se mantenga firme en su posición con respecto al diseño del anillo.

El engarce debe permitir que el máximo de luz llegue a la piedra para que sea reflejado desde varios ángulos.

El metal debe de estar bien pulido con un muy buen brillo, y sin marcas de lijas o pulimentos.

Un perfecto engaste es la mejor garantía de que la piedra no sufra riesgos de deterioro o pérdida, con el uso normal en el tiempo.

 

Diferentes tipos de engarces

Aunque el engarce se utiliza en piezas de todos los rangos de precios este es uno de los factores más importantes a considerar a la hora de elegir una pieza de alta joyería.

Los tipos de engarces varían de acuerdo a la época y al estilo del profesional que realice esta tarea.

Y van desde los más populares y tradicionales hasta los que favorecen el realce de la piedra o, los más atrevidos y vanguardistas.

Veamos una pequeña descripción de los más conocidos y utilizados:

 

1. Engarce de Uñas o Garras

La piedra es sujeta entre las patas que conforman la garra.

Es usado para muchos tipos de joyas pero en especial para engastar piedras en sortijas tipo solitario.

Las garras tienen tres, cuatro o seis patas, todas de similar apariencia y tamaño. Según la forma que tengan podemos encontrarnos con garras de patas planas, triangulares, redondas, lisas o convenientemente adornadas.

Origen: Es Tiffany quien inventa un engaste abierto formado por seis pequeñas garras que sujetan la piedra sobre el aro del anillo, dejando al descubierto la mayor parte de las facetas del diamante, para que pueda así ser admirado en toda su belleza.

Ventajas: El diamante capta el máximo de luz, las uñas son pequeñas, por lo que puede verse más parte del diamante, el diamante en el anillo es fácil de limpiar, las uñas en oro blanco o platino son apenas visibles sobre el diamante blanco

 

2. Engarce  Tipo Pavé

De estilo elegante y refinado.

Los diamantes o las piedras preciosas se colocan bajas y muy juntas entre sí con pequeñas cuentas.

La superficie del anillo aparecerá incrustada con piedras para un efecto brillante.

En un anillo con este tipo de engarce, se colocan pequeños diamantes unos al lado de otros y se fijan mediante pequeños dientes que se asemejan a perlas. Estos dientes proceden directamente del punto de unión del metal. De este modo, apenas puede verse metal.

Origen: El término “pavé” proviene del francés, y significa pavimentado. Los pequeños diamantes individuales de un anillo pavé se asemejan a pequeñas losetas del pavimento, de ahí su nombre.

Ventajas: Los múltiples dientecillos hacen que los diamantes brillen aunque sean muy pequeños. El precio de muchos diamantes pequeños es considerablemente menor que el de un diamante de gran tamaño.

 

3. Engarce Tipo Carril o Canal

Es un tipo de engarce por el cual las piedras se ubican en línea, sostenidas por dos guías o canaletas, produciendo un interesante efecto visual.

No tiene sujeciones intermedias y por su construcción es difícil que se afloje.

Queda muy bonito en diamantes princesa, redondos o en baguettes

Es muy usado en alianzas de diamantes y anillos de compromiso.

Ventajas: Puesto que los diamantes se colocan unos al lado de otros, da la impresión de brillo continuo, la superficie es muy lisa, estos anillos pueden combinarse con otros diseños con facilidad

 

4. Engarce en Barra

Es una variación del ajuste en canal, en el que barras metálicas delgadas sostienen las piedras preciosas y les da un efecto visual diferente a la configuración anterior, como vemos en la imagen.

 

5. Engarce en Bisel

Esta es una técnica de orfebre tradicional muy laboriosa en la que el metal rodea a los diamantes por los lados y forma un marco que envuelve a la gema.

Hay otra tira de metal precioso (marco) que sirve de apoyo para el diamante en el hueco interior.

Este engarce es especialmente adecuado para diamantes de talla redonda u ovalada

Ventajas: Gracias al borde del metal precioso, el diamante está protegido contra los daños. El bisel está abierto en la parte inferior, por lo que crea más brillo y fuego.  Dado que el metal rodea el diamante, parece mayor de lo que es en realidad. Al no tener dientes este engarce no se enganchará en la ropa.

 

6. Engarce en Tensión

En este tipo de engarce se utiliza la presión de metal para sujetar una piedra.

Requiere metales fuertes para crear tensión y presión suficiente para mantener una piedra firmemente.

Este ajuste es apropiado sólo para las piedras preciosas muy duras como el diamante, el zafiro o el rubí, entre otras, con una dureza de 9 a 10 en la escala de Mohs.

 

7. Engarce al Ras

También conocido como ajuste de bruñido, es una configuración, donde las piedras se colocan en orificios que han sido taladrados en la superficie de la joya.

Se prepara un asiento sobre la superficie metálica. El diámetro y la profundidad del asiento deben ser similares o ligeramente menor que el diámetro y la profundidad de la piedra.

Después de que la piedra se coloque en el asiento, con un bruñidor se frota el metal hacia abajo y sobre el borde de la piedra.

Finalmente se debe comprobar que ésta no tenga ningún movimiento.

Ventajas: Proporciona mucha seguridad a la piedra, porque se coloca por debajo de la superficie de metal.

 

8. Engarce Invisible

Es un método de ajuste nuevo y mejorado, considerado uno de los de configuración más difíciles.

Las piedras tienen una apariencia de superficie ininterrumpida y contínua ya que están colocadas de tal manera que el metal no es visible entre ellas.

Los diamantes están ranurados justo debajo de la cintura y luego esos diamantes acanalados se deslizan en las pistas de metal para mantenerlos en su lugar.

Ventajas: Ideal para arreglos de varios diamantes adjuntados en múltiples filas. Da un mejor aspecto y brillo, ya que no hay garras que obstruyan la entrada de luz.

 

9. Engarce en Halo

En este contexto, muchas piedras pequeñas se montan juntas en grupo alrededor de una piedra central de mayor tamaño.

Generalmente se forman diseños en forma de flor, en forma circular, en capas múltiples, que son los preferidos por las mujeres

Ventajas: Aumenta considerablemente a la vista, el tamaño del diamante central. Da idea de volumen y ostentosidad.

 

¿El engaste del anillo afecta al diseño?

Cuando se adorna una pieza de joyería con gemas preciosas se busca la armonía final de la joya, misión para la cual está preparado el engastador.

Si deseas quedar bien con ese anillo que estás por obsequiar, lo primero es diseñarlo: se elige la forma que va a tener la pieza, las piedras que quieres en ella, y los materiales para la montura.

Una vez realizado el diseño, un orfebre se encarga de darle forma al material, mediante la fundición para posteriormente ser engastado por un profesional.

Éste se encarga de unir o engastar la gema o gemas a la propia  montura, por medio del mismo material de esta.  

Su forma es de mucha influencia en el resultado, tanto de diseño como de estética de la joya.

 

Recomendaciones generales

  • Si el engaste se ejecuta con precisión y habilidad, un estilo de configuración específico puede realzar la belleza y transformar el aspecto de una pieza de joyería.
  • La configuración de punta clásica le da a un diamante una mayor prominencia, al tiempo que reduce la apariencia del metal, mientras que la configuración de un bisel crea la ilusión de un diamante más grande y agrega un efecto más dramático.
  • En engarce de garra minimiza la cantidad de metal utilizado, permitiendo que más luz pase a través de un diamante o una piedra preciosa. Cuatro puntas son más deseables para el establecimiento de diamantes con esquinas delicadas.
  • Cuidar bien que el metal que sostiene la piedra sea uniforme y con una terminación lisa, para que no se enganche en la piel o en la ropa.
  • El tipo más popular de engarce suele ser el de garras, porque es el que más resalta las piedras, y el de bisel, por ser considerado uno de los más seguros.

 

Conclusión

Un engarzado de calidad resaltará el valor de las gemas y de la pieza en general. Por el contrario, un mal engarce puede significar la pérdida de una piedra con el primer golpe o al poco tiempo de uso.

Los engarces fueron empleados por primera vez para resaltar el inmenso valor de ciertas gemas importantes puestas en las joyas.

Hoy día, máquinas automáticas de corte avanzado lograron que lo que antes era muy exclusivo,  costoso y hasta prohibitivo, se convirtiera en una forma común de decoración de la superficie de joyería fina.

Ahora bien, con lo que ya has leído yel consejo de un profesional de confianza ya estás listo para aventurarte en la elección del mejor anillo que te puedas imaginar.

Adelante!