Cortes de diamantes: Gradación, calidad y precio

El corte es el proceso que más incidencia tiene en la belleza del diamante tallado.

Es por esta razón que el corte es una de las principales características evaluadas en un diamante, ya que de esto depende su forma y el brillo que tendrá.

Consideraciones generales

Cuando se trata de elegir el mejor diamante posible la recomendación es elegir un corte de calidad.

Siempre es importante pedir el certificado del diamante.

Para diamantes que ha sido certificados, si el presupuesto no es un problema, es recomendable elegir un diamante con un corte “Excelente”.

Cuando se quiere un diamante es muy, muy importante, buscar la mayor cantidad de opciones detrás del mejor corte.

No todas las joyerías tienen el mismo nivel de expertiz en los cortes en diferentes formas de diamantes.

Para los diamantes redondos brillantes es recomendable solamente enfocarse en el grado de corte que ofrece la certificación GIA, además de asegurarte de mirar el diamante vos mismo y tener la asesoría de un experto.

¿Que es el corte o tallado de un diamante?

El corte es el proceso mediante el cual una piedra en bruto de diamante es convertida en una pieza tallada con forma y brillo que estará lista para ser usada en alguna joya terminada.

En este proceso se usan ciertas terminologías para referirse a aspectos o características importantes a tener en cuenta al evaluar la piedra ya tallada y, cómo ellos interactúan entre sí para dar un resultado satisfactorio.

Estas características determinarán cuán bello será el diamante al final de su proceso de tallado:

  • Proporcionalidad: Hace referencia al dimensionamiento de las diferentes partes que conforman el diamante.
  • Simetría: Es la disposición entre las facetas en las diferentes zonas del diamante y cómo las mismas están alineadas unas con otras.
  • Brillo: Es la cantidad de luz blanca que devuelve hacia los ojos de quien lo mira.
  • Fuego: Se refiere a la cantidad de destellos de color que devuelve un diamante cuando se gira en la luz.
  • Destellos: Son las zonas oscuras que parpadean cuando es visto desde arriba.
  • Refinamiento: Son los detalles finales de pulido que quedarán permanentemente en el diamante.

Un diamante con buena relación de proporcionalidad y simetría dará como resultado un producto con niveles máximos de brillos, fuego y, destellos cuando se mueve en la luz y dará esa sensación de calidad que todos esperan.

El equilibrio en entre cada una de estas caracteristicas va a afectar el precio del producto final ya que cuanto  mejor sea el tallado de diamante mayor será el precio del mismo.

El grado del corte de un diamante no será excelente si nó tiene un corte bien proporcionado, pulido y con buena simetría.

Partes de un diamante tallado

Para entender mejor al momento de hablar del corte del diamante, saber cuales son las diferentes partes que lo conforman, ayuda a entender el valor de un diamante al momento de decidirse a comprar.

Partes que conforman el cuerpo de un diamante
Diamond Grading ABC: Handbook for Diamond Grading, 1990, p. 154

Las principales partes de un diamante son:

  • Facetas: Las zonas pulidas y planas que conforman toda la superficie del diamante. Permiten que la luz entre al diamante y sea reflejada en su superficie en diferentes ángulos produciendo un juego de brillo y color.
  • Corona: Es la porción superior que contienen las facetas que son vistas desde arriba del diamante.
  • Faja: Es el borde exterior en la parte más ancha del diamante que forma una banda alrededor del diamante y que divide la parte superior o corona de la parte inferior o pabellón.
  • Pabellón: Es la parte inferior del diamante, que es usada en la mayoría de los casos para el engaste del diamante con el metal precioso, donde están ubicadas las facetas inferiores que solo pueden ser vistas por los lados, a menos que el engaste usado por el diamante sea pavé o carril.
  • Tabla: Es la faceta de mayor tamaño que está ubicada en la parte superior del diamante.
  • Culata: Es una faceta que se hace en el fondo del pabellón la cual tiene el objetivo de proteger la punta del pabellón de romperse o astillarse antes de que el diamante sea usado en el prenda preciosa. No siempre se hace esta faceta.

En general las facetas son las encargadas de definir no solo el brillo y la forma del diamante, sino también que definen dos grandes zonas del mismo. La corona y el pabellón.

Las facetas en la corona: La faceta mayor llamada tabla, facetas superiores principales, facetas superiores en estrella, facetas superiores de la faja

Las facetas en el pabellón: Las facetas inferiores de la faja, facetas inferiores principales y culata.

Proporcionalidad de un diamante

La proporcionalidad se refiere a la relación que tienen las dimensiones de todas las facetas con relación a la forma y el tamaño total de un diamante.

anatomia en diamantes
Anatomia de los diamantes

Un diamante que no tenga las proporciones necesarias va a dar como resultado una pieza  pobre con un bajo nivel de brillo y fuego y, un alto nivel de oscuridad ya que no tiene la capacidad de devolver tanto la luz blanca así como los rayos de colores al ojo que lo mira.

En rasgos generales la proporcionalidad hace referencia a la relación de altura, medida desde la tabla hasta la culata, y el diámetro total medido en la faja.

También se relacionan la proporción del diámetro total y el diámetro de la tabla.

Proporcionalidad de un diamante
Proporcionalidad de un diamante

Si el corte es poco profundo, los rayos que inciden sobre el diamante son redirigidos hacia el fondo, en lugar de salir por la tabla. Un diamante chato o poco profundo se ve grande desde arriba, sin embargo, el brillo se ve muy reducido.

Con un corte apropiado, la mayor cantidad de luz que incide en él es devuelto hacia la tabla, provocando que este brille en la mayor medida posible, su tamaño será menor pero su brillo será mayor.

Sin embargo, si la talla es muy profunda la luz que incide sobre él es redirigida hacia un costado, provocando que el brillo sea menor, además, en el exterior el diamante tendrá un tamaño muy reducido.

Comparativamente hablando, un diamante que 0.5 (qt) con un corte poco profundo tenderá a verse más grande que un diamante del mismo peso con un corte bien proporcionado; y un diamante con un corte poco profundo será aquel aquel con menor tamaño de los tres.

No hay un valor mágico para establecer la proporcionalidad de un diamante, ya que en gran medida va a depender de la forma que se haya decidido para la piedra en bruto.

Diferencia entre el corte y la forma de un diamante

En muchas ocasiones, al hablar de diamantes, se suele incurrir en un error al referirse al corte y la forma.

El corte de un diamante no es lo mismo que la forma del diamante.

El corte se refiere a las facetas y cómo éstas están dimensionadas y alineadas, de forma tal, que su proporcionalidad y simetría favorece al brillo, fuego y destellos que presenta un diamante pulido y terminado.

La forma se refiere a la figura exterior del diamante, la línea que describe su aspecto final. Un ejemplo de esto son; diamantes en forma de lágrima, forma de corazón, forma de cojín, entre otras formas.

La forma del diamante se define en el proceso de corte pero ambos términos no se refieren a lo mismo.

Grado del corte de un diamante según GIA

El GIA son los acrónimos en inglés del Instituto Gemológico de América.

Es una renombrada y respetada institución financieramente independiente cuyo trabajo es evaluar el grado de calidad de un diamante.

La GIA califica el corte de los diamantes en excelente, muy bueno, bueno, regular y pobre.

La siguiente lista presenta el detalle de lo que la GIA toma en cuenta en cada categoría cuando evalúa el grado de corte de un diamante.

  • Corte excelente: proporcionan el más alto nivel de fuego y brillo. Debido a que casi toda la luz entrante se refleja a través de la mesa, el diamante irradia una chispa magnífica.
  • Corte muy bueno: Reflejan casi toda la luz que ingresa en el diamante. A simple vista, estos diamantes proporcionan una chispa similar a los de excelente calidad.
  • Corte bueno: Muestran brillo y gran parte de la luz que entra se refleja a través de la mesa en el ojo del espectador. Estos diamantes proporcionan belleza a un precio más económico.
  • Corte regular: ofrecen poco brillo, ya que la luz sale fácilmente por el fondo y los lados del diamante. Estos diamantes pueden ser una elección satisfactoria para los de quilates más pequeños y para los que actúan como piedras laterales.
  • Corte pobre: Casi no irradian brillo, o fuego. La luz que entra escapa por los lados y la parte inferior del diamante.

Según bluenile, un diamante con un grado ideal es poco común y representa el 3% de los diamantes, la talla muy buena es aproximadamente el 15 %, la talla buena representa el 25 % de la población de brillantes y un 35% son diamantes de talla regular y pobre.

Si se tiene un presupuesto reducido es más recomendable seleccionar un diamante bien tallado aunque sea necesario balancear el sobre costo de esta selección con una piedra de menor peso en quilates.

Un diamante con un buen corte maximiza su brillo en lugar de dejar que la luz se escape por otras partes del diamante.

¿Cómo el corte afecta el precio de un diamante?

El corte de un diamante es el principal proceso que afecta la brillantez y el fuego de un diamante.

Cuando las facetas están bien organizadas con simetría y el diamante está bien proporcionado entonces va a devolver la mayor cantidad de luz posible por la tabla, presentando un brillo y destellos de colores vibrante.

En general y aunque no es una regla, el corte o tallado de un diamante es una de las principales variables que afectan el precio de un diamante, quizás solo por detrás del peso en quilates.

Es por esto que es recomendable seleccionar un diamante con un buen corte en lugar de gastar el dinero seleccionando una piedra con un mejor grado de color y claridad ya que el corte va a proporcionar una mayor belleza al brillante.

Recomendaciones para seleccionar el mejor diamante

Elegir el mejor diamante para cada caso no es una cosa sencilla mucho menos cuando se tiene un presupuesto limitado.

Presta atención a éstas recomendaciones:

  • Cuando se está buscando un diamante es importante tomar en cuenta cómo ha sido cortado, su proporcionalidad, la disposición de las facetas, la forma en que estas han sido establecidas y finalmente el pulido va a garantizar su brillantez en el tiempo.
  • Es importante verificar algún punto oscuro posicionando la piedra bajo una luz artificial convencional, moviéndola y buscando como brilla y la forma en que hay destellos de colores. A mayor brillo y destellos, mayor calidad tiene el corte del diamante.
  • Cuando un diamante no está bien tallado, aunque el grado de color y claridad sean buenos, el resultado será una piedra con baja luminosidad, haciéndola menos brillantes a los ojos.
  • Para diamantes con un costo mayor a los 1000 dólares es importante requerir el reporte de la GIA, el cual va a incluir el grado del corte del diamante y lo califica como excelente, muy bueno, bueno, regular y pobre.
  • Si se está trabajando con un presupuesto muy limitado es más importante seleccionar un diamante con un grado de corte muy bueno o excelente, según la GIA, y dar menor relevancia al color y la claridad en el reporte.
  • Nunca dejes de observar el diamante por ti mismo, ya sea por internet, en James Allen u otros vendedores de diamantes online o dirigiéndose físicamente a la joyería de tu mayor confianza.

Conclusiones

Si bien el peso en quilates, la claridad y el color son factores fundamentales en el valor de un diamante, el corte es considerado como el más importante en cuanto a la belleza se refiere. Especialmente para la compra de un anillo de compromiso, cuando el diamante es el auténtico protagonista del momento.

El corte es de hecho, responsable de la brillantez, por lo tanto, un buen corte puede dar un aspecto impresionante a un diamante de menor calidad, porque, seamos honestos, qué mejor que obsequiar a la persona amada un anillo solitario que brille mucho y la haga sentir especial.

Nunca olvides pedir el certificado de calidad. Si el presupuesto te lo permite, es más recomendable seleccionar un grado de corte “Muy Bueno” o “Excelente“ con certificado emitido por la GIA.

La calidad del corte, el brillo y la distinción que produce la piedra con un buen corte, hará que la persona que lo porta se vea realmente diferente.