Diamantes sintéticos

Sabemos que los diamantes son los mejores amigos de la mujer.

¿Y cómo no? Son hermosos, brillantes, hacen que luzcamos elegantes y nos dan mucha confianza.

Pero, ¿los diamantes sintéticos o artificiales son tan hermosos como los naturales?

La respuesta es sí, y es probable que tengas alguno en casa.

No es para asustarte.

Estos diamantes fabricados por el hombre son espectaculares y no tienen nada que envidiarle, a mi parecer, a los diamantes naturales.

Resumen general

Los diamantes sintéticos son diamantes producidos con procesos tecnológicos, en oposición a los diamantes naturales, que son creados en procesos geológicos.

Para su elaboración se necesita imitar las condiciones presentes durante la formación de diamantes en la naturaleza, utilizando métodos que combinan la alta  presión y temperatura.

Los diamantes sintéticos también se conocen como diamantes cultivados en laboratorio o hechos por el hombre

¿Cómo llegó el hombre a crear un diamante sintético?

El diamante sintético fue obtenido por primera vez en el año 1954 por General Electric, utilizando un método basado en la cristalización del carbono en diamante a altas presiones y temperaturas.

Esto se fue perfeccionando y actualmente existen dos métodos bien definidos para arribar a esta combinación:

  • El método HPHT (High Pressure High Temperature):  un método basado en la cristalización del carbono en diamante a altas presiones y temperaturas  correspondientes a las condiciones de formación del diamante en el manto terrestre, a profundidades de unos 200 km.
  • El método CVD ( Chemical Vapor Deposition): En este caso se utiliza el gas metano como fuente de carbono, que se mezcla con hidrógeno y se ioniza mediante el plasma. Los iones de carbono se depositan sobre una superficie creando una capa muy fina de diamante.

Ambos se convirtieron rápidamente en la principal fuente de diamantes sintéticos.

Luego de varios años de perfeccionamiento y acomodación de costos, en el año 2005 aparece la primera empresa que se dedica a su comercialización

Diamantes sintéticos & Diamantes Naturales

Todo comenzó cuando la empresa americana “General Electric” se equipó con un staff de científicos dedicados a observar e imitar la tarea de la naturaleza de convertir, mediante enormes presiones y temperatura, el grafito en diamante, lo que fue logrado alrededor de los años 50,  aunque no eran diamantes de suficiente calidad para su uso en joyería.

Estos avances despertaron los recelos de las empresas joyeras, especialmente de la empresa “De Beers”, controladores de más del 50% del comercio de diamantes.

Al principio no eran un problema ya que por su calidad sólo podían ser usados para fines industriales como el tallado de piedras.

En torno al año 2000 la situación cambió, ya que nace la primera línea automática de producción de diamantes artificiales. Se superan las cantidades y se abaratan los costos.

Su precio pasó a ser aproximadamente una cuarta parte el precio de un diamante real. Y ahora sí, una amenaza para De Beers. que finalmente, consigue una maquinaria para detectar los diamantes naturales de los artificiales.

En la actualidad, estos diamantes sintéticos de colores van marcados en láser con las letras “Genesis Created”,

En tanto que De Beers continúa con su auténtico mercado, que es el de los diamantes naturales.

¿Son falsos los Diamantes Sintéticos?

Los diamantes sintéticos no son “falsos”, son diamantes “reales”, pero que han sido creados artificialmente en un laboratorio.

Las características físicas, químicas y ópticas entre un diamante sintético y un diamante natural son las mismas.

Los diamantes sintéticos también pueden ir acompañados de un certificado y pueden ser vendidos en joyerías.

Si vas a elegir, debes tener muy presente que el ojo humano no puede distinguir las piedras naturales de las artificiales.

¿Cuáles son las diferencias entre un Diamante de Laboratorio y uno Natural?

Es muy difícil incluso para un joyero experimentado distinguir un diamante sintético de uno natural.

Es muy poco probable que alguien pueda decir que un diamante sintético es artificial mirándolo a simple vista, o incluso con una lupa. Por lo general, se necesita un equipo especial para establecer con certeza si una piedra se cultiva o no en el laboratorio.

La mejor manera para que un consumidor descubra si una piedra es natural o está creada es solicitando su certificado (no debes comprar diamantes que no estén acompañados por dicho documento).

Certificados de diamantes emitidos por G.I.A. (Instituto Gemológico de América), por ejemplo, indican si la piedra es sintética o no.

Aquí te detallo algunas de las pocas diferencias existentes entre ambos:

  • Los diamantes sintéticos se cultivan en días o semanas dependiendo del tamaño, mientras que los diamantes naturales se formaron hace millones de años bajo un enorme calor y presión a profundidades de alrededor de 100 millas debajo de la superficie de la tierra.
  • La proporción de diamantes en bruto extraída es extremadamente baja en comparación con el tiempo que lleva el proceso de extracción.
  • Ambos están constituidos por la misma composición química y propiedades físicas.
  • Mientras que la mayoría de los diamantes naturales tienen defectos internos que ocurrieron durante la formación de las piedras, los sintéticos tienden a ser más limpios. Esto se debe a que se crean a través de un proceso diseñado para minimizar los defectos y, como resultado, hay menos imperfeccones en su estructura cristalina.

¿Es lo mismo un Diamante Falso que un Diamante Sintético?

Los diamantes falsos no se deben confundir con los diamantes sintéticos.

Los diamantes artificiales son en realidad diamantes reales, pero son hechos por el hombre con medios industriales. Las características ópticas, físicas y químicas son idénticas a los extraídos en una mina de diamantes.

En tanto que, los diamantes falsos son piedras con diferentes características físicas y químicas que los diamantes naturales.

Pueden confundirse visualmente con los diamantes naturales. Es por ello que, en caso de duda sobre la autenticidad de una piedra, siempre es mejor consultar con un profesional.

Ventajas de los diamantes sintéticos

Una de las mayores ventajas de comprar un diamante sintético es que en comparación con una piedra natural similar, la primera es más económica.

Y si consideras el hecho de que las piedras sintéticas generalmente no tienen inclusiones grandes y visibles, caerás en la cuenta de que puedes obtener un diamante perfecto o casi sin defectos a un precio inferior al que pagarías por una piedra naturalmente limpia.

Precios de los Diamantes Sintéticos

Un dato muy importante a tener en cuenta son los precios de los diamantes sintéticos.

Este oscila entre 10 y 100 veces en inferioridad al precio de un diamante natural.

Así, la alta joyería compite con diseños de joyas en diamantes sintéticos a precios mucho más accesibles.

Aunque hay algo que los diamantes sintéticos nunca podrán llevar, y eso es la calidad excepcional y la solidez de las marcas.

El impacto de los diamantes sintéticos en el mercado de la joyería

El continente africano suministra el 60% de la producción mundial de diamantes en bruto.

En diez países africanos como el Congo, Angola, Sudáfrica, Namibia o Sierra Leona, la industria del diamante es uno de los recursos principales.

El Consejo de Promoción y Exportación de Gemas y Joyas estima que la producción anual de diamantes sintéticos es de alrededor de 350.000 quilates por año, contra 150 millones de quilates de diamantes en bruto naturales.

En comparación, los diamantes sintéticos son ventajosos porque se venden a precios más bajos que los diamantes naturales.

Su constante ascenso de la producción concierne en primera instancia a la ONG, el principal productor mundial de diamantes en bruto en África.

Nosotros, por nuestra parte, nos comprometemos a ofrecerte solo diamantes naturales. Y cada uno de ellos con un certificado de autenticidad.

¿Propondrías matrimonio con un diamante artificial?

A pesar de todos los esfuerzos, los diamantes artificiales no representan la experiencia que se espera que uno viva en la compra de un diamante para una ocasión especial.

La experiencia nos muestra que la compra de un diamante se realiza a menudo por razones emocionales. Y el cliente está dispuesto a pagar el precio de la rareza y autenticidad.

Un diamante artificial no tiene el alma de un diamante natural.

En este sentido, un diamante es una piedra especial que tiene como objetivo ser valiosa y auténtica, natural y veraz.

Y lo más importante… sellar un momento único.

Recomendaciones generales

Los diamantes de laboratorio se crean en cámaras de alta temperatura y alta presión que reproducen las condiciones de la corteza terrestre.

El resultado son diamantes que son tan mágicos como los que se crearon naturalmente hace millones de años y se extraen en la actualidad.

Si antes, para un gemólogo era suficiente identificar el diamante para saber que era natural, hoy es imprescindible asegurarse de que no es sintético, y muy especialmente en los diamantes de colores fantasía amarillo y marrón, cuya síntesis es más rápida y económica.

Los diamantes de laboratorio presentan un precio bastante menor que los diamantes naturales de tamaño y calidad comparables, pero estos diamantes son tan lujosos como sus contrapartes naturales, ya que su deslumbrante belleza y durabilidad son las mismas.

Conclusiones

Tanto Diamantes Naturales como Diamantes sintéticos tienen el mismo objetivo: embellecer nuestro día a día con su brillo y hacernos sentir sofisticadas.

Sólo debemos recordar que ambos satisfacen a distintos mercados, siempre y cuando los diamantes artificiales sean identificados como tales.