Rubíes: Precio, color y tallado de la piedra del amor

Resultado de imagen para saturación del rubí

El rubí no necesita de particulares presentaciones: junto al diamante, la esmeralda y al zafiro es uno de los cuatro gigantes en el mundo de las piedras preciosas.

Su excelente dureza combinada con el color cálido e intenso y el brillo sedoso, hacen de los rubíes, unas finas gemas muy valiosas y apreciadas desde tiempos remotos.

Si me acompañas por este recorrido, te aseguro que, te enamorarás a tal punto, que de inmediato querrás tener uno en tu poder.

Resumen general

Con una calificación de 9 en la escala de Mohs, el Rubí es una de las gemas más costosas y raras conocidas, mucho más rara que el Diamante, sobre todo en ejemplares de rojo intenso y puro.

Es, junto al Zafiro una variedad colorida del Corindón, un cristal de óxido de aluminio (óxido de aluminio Al2O3), que produce gemas “alocromáticas” y los restos de elementos minerales como el cromo, el hierro y el titanio.

Al ser una gema dicroica (de dos colores: rojo púrpura y rojo anaranjado), incluso el más fino Rubí, no tendrá nunca más del 80% de rojo puro, con gotas secundarias de naranja, rosa, púrpura o violeta.

Obtiene su nombre del latín “ruber”, que significa rojo. Y debe su color al cromo, mientras que los ejemplares de tonalidades marrones se caracterizan por tener además, una buena cantidad de hierro.

¿Ya estás pensando en un hermoso anillo de compromiso o una alianza de bodas en el que vas a invertir?

Avancemos un poco más en estas piedras del color del amor…

Un poco de historia

Resultado de imagen para minas de rubíes

Estas piedras milenarias conviven en el mundo hace mucho más tiempo del que te imaginas.

Los Rubíes de Sri Lanka eran conocidos por los antiguos griegos y romanos a partir del siglo 480 a. c. hecho que convertiría a esta ciudad en la fuente más antigua de extracción de esta Piedra Preciosa.

Sin embargo,  el Rubí tiene su origen en el Valle de Mogok, en el centro norte de Birmania. Hoy se encuentran yacimientos en Möng Hsu, al noreste del mismo país.

Este lugar, gracias a la presencia de ejemplares de colores clásicos y de fuertes trasparencias es considerado entre los primeros lugares de extracción de Rubí en el mundo y su nombre ha sido conectado a esta gema de tal manera que en el pasado, el título de los antiguos reyes birmanos era “Señor del Rubí”.

Otras fuentes importantes de esta extracción son Afganistán, Camboya, China, India, Kenia, Madagascar, Mozambique, Sri Lanka, Tanzania, Tailandia y Vietnam.

El Amado Rubí Rojo

Los antiguos hindúes, fascinados por el color del rubí, lo consideraban como el “Ratnaraj” o el “Rey de las piedras preciosas”, aunque aún hoy, muchos creen que en esta piedra rojo intenso se esconden poderes místicos.

Esta reina de las gemas representa la pasión, el amor y el romanticismo.

En el Horóscopo, el rubí es la piedra para Capricornio.

Se dice también que elimina los obstáculos emocionales, refuerza las relaciones con los demás, mejora la intuición, acrecienta la habilidad negociadora y contribuye al desarrollo espiritual y sentimental.

Desde antaño se le atribuyen poderes que dotan de inteligencia, confianza e intuición a quien la posea.

De mitos y leyendas

El Rubí ha sido desde siempre protagonista de innumerables leyendas.

Los antiguos hindúes creían que poseía un fuego en su interior que era capaz de garantizar larga vida.

Mientras que, en el Medioevo se creía que tenía poderes proféticos y que su color se oscurecía si se avecinaba una desgracia.

Cuando se introducía debajo de la piel, los antiguos habitantes de Birmania pensaban que generaba una fuerza mística, que protegía a los que la llevaban, de accidentes y ataques.

Usado como talismán contra las enfermedades, la mala suerte y las heridas, los Rubíes eran conocidos en tiempos remotos como gotas de sangre del corazón de la madre tierra.

En el siglo XIX Ralph Waldo Emerson compuso una poesía en la cual describe el Rubí como “gotas heladas de vino que fluyen de la cuba del Edén”.

Colores de Rubí

Los rubies varían de color dependiendo del contenido de cromo y hierro de la piedra, desde rosáceo, a anaranjado, a púrpura y a rojo parduzco.

El color más deseable es el llamado “sangre de paloma”, un rojo puro con un toque de azul que solo se encuentra en las minas de Myanmar (Birmania), los depósitos de rubí más importantes conocidos.

Al igual que con las esmeraldas, el factor más importante al evaluar un rubí es su color.

Colores cálidos, intensos, brillantes, sedosos y oscuros. La distribución del color en esta sustancia acostumbra a ser desigual ya que se divide en bandas cromáticas.

Cuanto más profundo e intenso sea el rojo, más valiosa será la gema.

Colores secundarios del Rubí

Todos los rubíes incluso los de mejor calidad, presentan un 80% de rojo (color primario) y, un 20% de colores secundarios.

Estos últimos pueden ser:

  • Con tinte azul: son los más valiosos de todos y se encuentran en Myanmar.
  • Con color secundario o tinte marrón o violeta se encuentran en Tailandia, distrito de Chanthaburi.
  • Con colores rojo claro o rojo frambuesa: sus depósitos están ubicados al suroeste de la isla de Sri Lanka.
  • Con tinte violetas a marrón-rojo: se encuentran en lo alto del río Umba en el noroeste de Tanzania.

Las “4 C” del Rubí

Aquí te presento los 4 criterios que hay que tener en cuenta a la hora de escoger una joya con este tipo de gema.

El rubí es considerado un mineral valioso y en muchas ocasiones se utiliza en insignias reales y otras joyas de mucho valor.

Entonces, si estás pensando en adquirir uno, nunca debes olvidar esta Regla General Básica:

“Contra más color, más claridad y menos impurezas,

de más valor y mejor calidad se considerará al rubí”

Color

Resultado de imagen para colores del rubí

El color de un rubí siempre ha sido un tema de conversación dentro del sector de la gemología ya que no existe una escala de color como en la del diamante que defina exactamente que línea cromática tiene.

Es por eso, que especialistas en piedras preciosas argumentan que el valor del color es un término bastante subjetivo.

No obstante, se dice que los rubíes con un color intenso/oscuro pero a la vez transparentes, son los más valiosos.

Tono

El tono de un rubí es la claridad u oscuridad de su color y puede influir considerablemente en su valor.

La mayoría de los rubíes finos tienen un tono medio oscuro.

En tanto que si el tono de un rubí es demasiado ligero, se puede considerar un zafiro rosa, incluso si la saturación de color es alta.

Saturación

Este es otro componente de la clasificación de color de un rubí que describe que tan puro o intenso aparece su color rojo.

Rubíes con altos niveles de saturación tienen más cromo en su composición química y pueden ser altamente oscuros.

En tanto que un rubí con mala saturación sería descrito como de color rojo parduzco.

Claridad o Pureza

La claridad se refiere al número, tamaño, color, ubicación y calidad de las imperfecciones en la piedra, conocidas como inclusiones.

Sin embargo, con gemas de colores, los gemólogos no usan el aumento de la lupa para medirlas, sino que más bien, buscan lo que llamamos “limpieza de ojos”, lo que significa que la piedra está limpia o libre de inclusiones cuando se ve a simple vista.

Cuanto mejor es la claridad, más costoso es el rubí.

Todos los rubíes naturales contienen algún nivel de inclusiones, también conocidas como agujas de rutilo o “seda”.

Si éstas no existieran, sería de sospechar que el rubí ha sido tratado o es sintético.

Inclusiones: Debilidad o Fortaleza del Rubí

Las inclusiones son comunes en el rubí y no siempre son una indicación de menor calidad.

Estas se presentan normalmente, en mayor cantidad que en otras piedras, pero son más pequeñas.

Sutiles inclusiones microscópicas, llamadas “seda” pueden tener el efecto de distribuir más delicadamente la luz, acentuando de esta manera su belleza y por lo tanto su valor.  Si bien, el calentamiento puede disolverlas, la existencia de estas inclusiones puede utilizarse para separar las piedras naturales de las sintéticas.

En algunos casos, las agujas de rutilo incluidas causan el “brillo sedoso”, por lo tanto, si una piedra es cortada en cabujón expone efecto de ojo de gato.

Hay un ejemplo de inclusiones que realmente aumentan el valor del rubí y es un raro efecto llamada asterismo, en la cual estrellas de tres o seis puntas son visibles en la piedra cuando se ven bajo una iluminación adecuada.

Fluorescencia del Rubí

La mayor parte de los ejemplares muestra lo mejor de su propia belleza si se los observa con luz natural o bajo una fuente de luz blanca y muchas de estas gemas despliegan una fuerte fluorescencia de color rojo encendido.

La fluorescencia se refiere a la capacidad de un objeto para emitir luz visible cuando se expone a la energía radiante.

La capacidad de fluorescencia del rubí puede ayudar a identificar el origen geográfico de una piedra, por ejemplo, los rubíes birmanos que se forman en el mármol tienden a tener fluorescencia, en tanto que los rubíes tailandeses y camboyanos, que se forman dentro de basalto, rocas ricas en hierro, carecen de esta propiedad.

Corte

El corte de un rubí se refiere a cómo la piedra tiene facetas, sus dimensiones y su simetría general.

A diferencia de los diamantes, los rubíes no se clasifican en la calidad del corte.

Este es mucho menos importante que el color y la claridad de la piedra.

Pero, como sabemos, el verdadero resplandor del rubí solo se revela después de un corte de calidad que maximiza el retorno de la luz y el color.

Hay cuatro factores que los cortadores de gemas deben tener en cuenta al cortar zafiros y rubíes.

  • Maximizar el color.
  • Maximizar el peso de quilates.
  • Minimizar las inclusiones.
  • Tener en cuenta qué forma quiere el consumidor, es decir, redonda, ovalada, pera, cojín, cabujón, etc.

Si me pides un consejo: Los rubíes transparentes lucen mucho mejor con un corte brillante, en tanto que los menos transparentes son más elegantes y lucen con más luz cortados en cabujón.

Quilates

Como en la mayoría de las piedras preciosas, siempre se paga más en función de las leyes de la oferta y la demanda.

Dado que las gemas más grandes son más raras que las gemas más pequeñas, cuanto más pesada es la piedra, mayor es el precio.

Es muy importante que recuerdes, en este aspecto, que generalmente hay saltos de precio cuando alcanzas un quilate.

Por lo tanto, si quieres comprar un rubí de un quilate, evalúa la posibilidad de comprar, en su lugar, uno de 0,9 ct. Lo más probable es que no notes la diferencia de tamaño, pero sí notarás la diferencia en tu presupuesto.

Propiedades & Precio

A diferencia de los diamantes que se clasifican de acuerdo con un estricto sistema de letras, las gemas de colores no tienen un sistema de clasificación objetivo.

Los laboratorios gemológicos usan piedras maestras para contrastar sus matices, tonos y saturaciones.

Esta es la única forma, en que los gemólogos pueden distinguir entre zafiros rosados ​​y rubíes.

Pero ellos también se pueden equivocar.

Para su valoración, es ideal que tu también tengas en cuenta ciertos aspectos como que la apreciación de los rubíes debe efectuarse con diferentes condiciones de luz: al contemplarlos con una luz muy fuerte, pueden presentar un color muy intenso, sin embargo, si los observamos con una luz normal, la piedra puede parecer menos virtuosa.

Por lo tanto, la luz es un elemento muy importante para determinar el verdadero color de los rubíes.

Por otro lado, para valorar su simetría, los rubíes deben ser examinados colocándolos boca arriba y siempre debes tener en cuenta su belleza en conjunto.

Los rubíes más valorados son aquellos que tienen un color rojo uniforme de intensidad media, aunque los rubíes de color rosa intenso también pueden alcanzar un valor elevado en el mercado, siempre que presenten una talla hermosa y clara.

Más allá de esto, recuerda que la verdadera belleza de la piedra radica en tu forma de mirarla, en el deseo que te despierte, y el placer por poseerla. La piedra más bonita es aquella con la que te sientas más identificado.

Las variedades más codiciadas

Resultado de imagen para rubi tanzania aaa

El Rubí Tanzania AAA fascina con su pureza única y su refinamiento que no hace otra cosa que aumentar constantemente su valor, no obstante se ha encontrado solo en pequeñas dimensiones.

El Rubí de Madagascar representa la alternativa más económica. Con su delicada seda  conquista día a día más espacio en el mercado de las gemas.

Tratamientos Comunes de Rubí

El tratamiento más común para rubí es el térmico.

Las piedras, generalmente antes de que se corten, se calientan entre 1700 y 1800 grados Celsius (3100-3300 grados F) durante varias horas.

La calefacción mejora con frecuencia el color y la claridad.

Un distribuidor de confianza revelaría siempre tratamientos joyeros.

Rubíes de grado inferior con fisuras extendidas en la superficie tienen, a menudo, relleno de fracturas con vidrio de plomo.

Este tratamiento produce piedras de buen aspecto que pueden ser vendidas a un precio muy razonable.

Cuidados del Rubí

Si sientes que tu anillo se ha opacado con el uso, no debes preocuparte.

El Rubí puede ser expuesto a limpiezas normales de vapor y a limpieza de ultrasonidos.

Dado que seguramente es una joya con la que llevas un buen tiempo de convivencia, puede tener obturaciones, espacios vacíos, cavidades o, fisuras y por lo tanto está más expuesta que otras a daños derivados del uso de algunos solventes, en este caso, es mejor evitarlos.

¿Cómo diferenciar piedras preciosas naturales de piedras sintéticas?

Es posible que los rubíes sean la piedra preciosa de color más valiosa, en función del precio por quilate.Sin embargo, existe gran cantidad de falsificaciones y puede ser difícil saber si un rubí es auténtico.

Presta mucha atención a la diferencia entre gemas naturales y gemas sintéticas:

  • La gema natural siempre se encuentra en la naturaleza y en todo caso puede haber sido sometida a algún tratamiento para acentuar su solidez o su belleza.
  • La gema sintética ha sido completamente fabricada por el hombre en un laboratorio, imitando propiedades físicas y químicas de las gemas naturales.

El rubí a veces es confundido con otra piedra preciosa natural: la espinela roja.

Reconocer un rubí auténtico de uno sintético es bastante simple y si has leído esta guía atentamente, puedes verificarlo a simple vista, ya que el sintético no tiene “defectos” mientras que el natural tendrá siempre pequeñísimas inclusiones.

Certificación del Rubí

Si estás pensando seriamente en que esta piedra puede ser la opción ideal para tu próxima compra, al igual que con todas las piedras preciosas, no debes nunca olvidarte de solicitar una certificación oficial.

Cualquier joyerista con licencia puede darte una prueba de que el rubí es auténtico.

Este documento actuará como una verificación de legitimidad, si es que decides venderlo.

Te aconsejo también que saques una copia del certificado, la guardes en un lugar seguro y secreto y asegures tu joya.

Si alguna vez pierdes el rubí en un desastre u otro tipo de situación, será más probable que recibas una compensación por esa pérdida si puedes demostrar que perdiste un rubí auténtico.

Recomendaciones Generales

Resultado de imagen para anillo de rubí

Con un renovado interés en las piedras preciosas de colores que ocupan un lugar central, hemos echado un vistazo a una de las más románticas, el querido rubí rojo.

Creo que ya estás en condiciones de lanzarte a la aventura de comprar, ya sea para inversión o para el regalo perfecto, un magnífico anillo de rubí.

Recuerda que se usa para celebrar el 15 º y 40 º aniversario de la pareja. Pero también puede ser una opción perfecta para boda o compromiso, ya que el color de la pasión sellaría ese momento mágico.

Déjame hacerte una sugerencia: un rubí rojo violáceo en oro amarillo es la opción ideal para que nunca te digan que no ante esa propuesta tan temida y deseada. El color amarillo neutraliza el azul en el púrpura, haciendo que el rubí parezca aún más rojo.

Conclusión

Si estás buscando el anillo de rubíes acorde a tu estilo y haz seguido esta guía, ya estás en condiciones de elegir la piedra perfecta, aquella con la que te identifiques.

Confía en tus habilidades y en el sentimiento que te une a la persona con quien deseas compartir la joya y te sentirás satisfecho con la opción que decidas.