Platino

El Platino (Pt.) es un metal muy popular, pues tiene una durabilidad extraordinaria, es brillante y atractivo y, además duradero.

No se empaña ni se oxida. Su color es blanco grisáceo. Más escaso que la plata y el oro, condición que lo hace el más costoso del mercado.

 

Propiedades generales

Es un metal de transición.  Cuando está puro es de color blanco grisáceo, precioso, pesado,  maleable y dúctil.

Es resistente a la corrosión y no se disuelve en la mayoría de los ácidos, excepto con agua regia.

Tiene buenas propiedades físicas a temperaturas altas, y también buenas propiedades eléctricas, esto ha hecho que se utilice en distintas aplicaciones industriales.

Se encuentra en distintos minerales, frecuentemente junto con níquel y cobre; aunque también se puede encontrar como metal.

No requiere baños pues la durabilidad de su brillo y color es la más alta entre los metales preciosos.

 

Un poco de historia

El platino fue descubierto en América, en la provincia de Esmeraldas, Ecuador, por el  español  Antonio de Ulloa, siendo llevado por primera vez a Europa en el año 1735.

El término platino proviene la palabra española “platina”, fue bautizado con ese nombre por los conquistadores españoles por su gran parecido con la plata.

En 1822, el platino fue encontrado también en los Montes Urales (Rusia), y más tarde en Colombia, Canadá y Sudáfrica.

 

Color del Platino

El brillo natural de color blanco plateado de este metal precioso lo convierte especialmente en un metal muy atractivo.

A diferencia del oro blanco, el platino es resistente a la corrosión, y ya que el color no desaparece o se desgasta, no tiene que ser chapado con capas adicionales de rodio.

El versátil matiz del platino lo convierte, cada vez más, en un metal precioso muy popular, utilizado en una variedad de diseños y estilos de joyería.

 

Densidad y durabilidad del Platino

Es un metal muy durable.

Su densidad lo convierte en el producto más seguro para sostener un diamante o una piedra preciosa, a la vez que su lustre naturalmente blanco acentúa el destello y el brillo de la gema. Razón por la cual todos los anillos de platino se fabrican con puntas de platino para engarzar diamantes sueltos.

Debido a que es un metal naturalmente blanco, no es necesario reenchaparlo: conservará su belleza siempre

 

Pureza del Platino 

Tiene un sistema de definición de calidad equivalente al de la plata, siendo el platino 1000 el más puro.

Las joyas de este material son bastante menos frecuentes que las de oro y plata dado su alto costo en el mercado.

La Ley para el platino es de 95%, aleada con 5% de otros metales.

Seis ligeramente diferentes metales pertenecen al Grupo de Metales del Platino (GMP): platino, iridio, paladio, rodio, rutenio y osmio. 

Como la mayoría de los otros metales preciosos, el platino puro es aleado cuando se utiliza en joyería fina.

Casi toda fina pieza de joyería de platino se compone de la aleación más pura de platino: 95% de platino puro mezclado con 5% de iridio, paladio o rutenio para fortalecer el metal.

Estas piezas deben estar siempre marcadas con “950 plat” o “Plat” para indicar su alta calidad.

Su pureza lo convierte en naturalmente hipoalergénico, ideal para personas con problemas de sensibilidad cutánea.

 

Plata & Platino

Si bien, a simple vista son muy parecidos, hay ciertos secretos que te ayudarán distinguir la plata del platino:

  • En primer lugar, siempre debes mirar la marca de contraste:  encontrarás las letras Pt o Plat al lado del número, mientras que un anillo de plata puede tener una S de Silver.
  • El platino es mucho más pesado.
  • No se raya, como sí sucede con la plata.
  • Por último, puedes identificarlos también, sometiéndolos al fuego, verás que la plata cambiará de color (se pondrá roja y después negra), mientras que el platino permanecerá intacto.

 

El uso del Platino en Joyería

Hoy día el oro ya no es sorpresa en joyería, no pasa lo mismo con el platino que, con el tiempo se ha vuelto más accesible a pesar de ser uno de los metales más caros y raros para la confección de joyas.

Debido a su resistencia, durabilidad, capacidad de pulido y su alto brillo, este metal de alto punto de fusión ha adquirido un papel protagónico en los últimos años, en lo que respecta a la alta joyería.

Solo o, acompañado de piedras preciosas como diamantes, zafiros, rubíes y esmeraldas. Quien lo use será catador de todas las miradas.

 

Pátina de platino

La joyería de platino es conocida por desarrollar una “pátina”, un resplandor difuso que puede hacerla lucir como cepillada, y si bien muchas personas disfrutan cuando tiene este aspecto, algunos prefieren un acabado más limpio.

La verdad es que el brillo y el lustre que le son natos a este metal se pueden revivir fácilmente limpiándolos con agua tibia enjabonada y luego frotándolo con un paño suave.

 

¿Cómo cuidarlo?

Su mantenimiento es muy sencillo, si el anillo es de uso diario, basta con lavarlo frecuentemente en agua jabonosa tibia y, luego, pasar por él, un cepillo de cerdas suaves.

 

Valor del Platino

El platino es un metal extremadamente raro. Esta rareza aumenta su valor, y lo vuelve más valioso que el oro y la plata.

Debido a su densidad, el platino es también, significativamente, más pesado que el oro o la plata, una característica que agrega valor al metal.

 

¿Por qué el platino es más valioso que el oro?

El platino se considera el “non plus ultra”, el “más allá del oro”, es por eso que, después del disco de oro, te concedan el disco de platino; o que American Express haya sacado una tarjeta de crédito superior a la de oro, la de platino, allá por el 1984.

La razón por la cual el platino tiene más valor que el oro se debe casi, en exclusividad a la moda.

Se cree que todo comenzó con Louis Cartier, quien a finales del siglo XIX. diseñó un reloj para el aeronauta Santos Dumont.

Para innovar en el rubro, sostenía que, a su juicio, los diamantes, tanto en relojes como en las demás joyas, precisaban de monturas incoloras; el oro era discordante y se consideraba vulgar; la plata tenía tendencia a empañarse, y tal y como sucedía como el oro, era demasiado blando, en tanto que “el duro platino aseguraba que los engastes, especialmente los de las piedras mayores, podían hacerse casi invisibles y aun así resultar muy duraderos. El lustre ligeramente gris del metal comparado con el oro o la plata aseguraba que la atención se centrara sólo en las joyas”

Esto desencadenó una moda por el platino que perduró hasta el inicio de la segunda guerra mundial, cuando el metal se racionó rápidamente debido a su utilidad como catalizador en procesos químicos importantes, como la fabricación de explosivos

 

Consideraciones Generales

En los últimos años, este metal, se ha convertido en uno de los más populares metales preciosos utilizados en joyería fina.

Durante el proceso de fabricación, el Platino mantiene su  color blanco impecable que le es característico.

Es aleado al 95% de pureza como estándar, mientras que el 5% restante, corresponde a otros metales, lo que lo transforma, dada casi su totalidad de pureza, en hipoalergénico a pieles sensibles.

Es un metal muy poco frecuente. El platino es 15 veces más raro que el oro.

Es, además, aproximadamente un 50% más fuerte que el oro amarillo o rosado, y 10% mas fuerte que el oro blanco. Esta resistencia a la tracción es importante para algunos diseños como los anillos de tensión.

 

Conclusión

Muchas son las ventajas que este metal posee, lo que lo convierte en uno de los más apropiados para las grandes piezas de joyería de alta gama.

¿Vale la pena dado su costo?

Esto depende del ángulo desde el cual se aprecia una joya, además de una cuestión de presupuesto.

Si estás pensando en ese anillo de compromiso ideal, no dudes en buscar el asesoramiento adecuado respecto de esta inversión.

Un solitario de platino puede resultarte la opción perfecta.